Muchas son las situaciones en que se hace necesario conocer el estado de salud de nuestro compañero: está enfermo y necesitamos saber la magnitud de la enfermedad, debe someterse a una intervención quirúrgica o bien está sano y necesitamos hacerle un chequeo .

Cuando el animal muestra indicios de enfermedad, la mayoría de veces hay cambios en los órganos que se pueden apreciar vía analítica bioquímica: insuficiencias renales, hepáticas, pancreáticas, problemas endocrinos.

O por el hemograma que nos da información sobre el número de glóbulos rojos, blancos, el hematocrito y plaquetas. Lo más recomendable es hacer un hemograma y una bioquímica completa.

A veces, se deben complementar estas pruebas con la determinación de anticuerpos de parásitos, virus o bacterias como los causantes de la leishmaniasis, Ehrlichiosis, rickettsiosis, hemoplasmosi, borreliosis o leptospirosis que se encuentran detrás de muchas de las enfermedades de nuestros animales de compañía.

De acuerdo a un modelo de funcionamiento basado en la medicina preventiva, desde nuestra clínica recomendamos que en caso de animales sanos, se realicen analíticas de manera anual para podernos anticipar a enfermedades que aún se encuentran en fase asintomática.

Es de esta manera como detectamos casos de insuficiencias hepáticas y renales incipientes o de anemias que necesitan ser investigadas hasta llegar al origen del problema. Y así dar soluciones y re-orientar nuestros clientes antes de que aparezcan complicaciones vitales.

Independientemente de la edad de tu animal de compañía, las pruebas de diagnóstico periódicas le ayudarán a prevenir futuras enfermedades

Seguridad y excelencia
Especialistas en cirugía

MAS INFORMACIÓN

Ahorro y prevención
Planes de Salud

CONSULTA PRECIOS